Páginas vistas en total

lunes, 28 de marzo de 2011

Oración.

En la pared de su oficina Billy tenía una oración enmarcada y colgada, que le ayudaba a seguir viviendo a pesar de que no sentía ningún entusiasmo por ello. Muchos pacientes que la habían visto le confesaban que a ellos también les ayudaba a vivir. Decía así:


Concédeme, Señor

serenidad para aceptar

las cosas que no puedo cambiar,

valor para cambiar

las que sí puedo

y sabiduría para

distinguir las unas

de las otras.

Entre las cosas que Billy Pilgrim no podía cambiar se contaban el pasado, el presente y el futuro.

Kurt Vonnegut.

Matadero cinco.

4 comentarios:

Boira dijo...

El pasado jamás se puede cambiar, el presente y el futuro, tristemente, tampoco; existen muchas variables que escapan a la lógica.

Quizá, se pueda mejorar en la medida de lo posible.

Ya sabes, “la vida consiste en algo más que respirar….”, ah y aquella otra frase “siempre hay una luz al final del camino….”

La luz puede llegar a cegar.

Boira Transparent; aunque sin luz.

Franzl dijo...

Aunque puedas creer lo contrario sobre mí, a mí me gusta la vida, Boira: fundamentalmente porque la alternativa que se me ofrece tampoco es muy halagüeña. No por ello voy a enmascarar, eso sí, con eufemismos o buenas intenciones, probidad cristiana y sandeces al uso, la cruda realidad de la vida en sí y de la condición humana que, al cabo, no hace más que endurecerla con sus maldades. La vida merece la pena únicamente por el sexo y la dieta mediterránea, sábelo.

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

La última es la que me parece más delicada, a veces, es tan sutil la diferencia que no se distingue.


un petonet


(mek)

Diva Calva dijo...

Cómo cambiar algo que aún no ha sucedido? cómo estás seguro de que conseguiste intervenir?

Matadero Cinco me encanta...